¿Cómo puedo conseguir comunicarme mejor, expresar deseos y limites, de manera correcta y sin atentar al otro?  Esto es una habilidad llamada ASERTIVIDAD.

Coaching personal y grupal Madrid

Hay personas que tienen esta habilidad más desarrollada, pero como es una habilidad, implica en su definición misma, que se puede trabajar y mejorar.

Para empezar este trabajo lo primero que debemos saber es ¿Cómo me comunico normalmente? ¿Qué estilo de comunicación uso normalmente: AGRESIVO, PASIVO O ASERTIVO? Incluso dependiendo de en qué entorno o con qué personas nos estemos relacionando, puede variar nuestro estilo de comunicarnos.

Reflexiona un momento que trae en tu vida utilizar un estilo u otro. ¿Te gusta?

Cómo bien sabéis no podemos cambiar lo que no sabemos, por eso siempre en nuestros procesos el primer paso es ser consciente. Para ello, deberemos observarnos un breve tiempo en nuestros diferentes entornos habituales y ser honestos, reconociendo nuestra forma de comunicarnos en los aspectos básicos:

  1. Coaching personal y grupal MadridNuestras palabras: Sólo el 7% de lo que nuestro interlocutor recibe de nuestro mensaje  son nuestras palabras. Aun siendo el porcentaje pequeño, es necesario cuidarlas y expresar las adecuadas. Algunos consejos respecto a ello son: Evitar el uso de etiquetas o generalizaciones, ser concretos, expresar desde  lo positivo y la pro actividad, sustituir la queja por posibles soluciones.
  2. Nuestra entonación o melodía: Se le atribuye un 38% de la comunicación. El tono puede cambiar completamente la intención de un mensaje.  Te proponemos un ejercicio sencillo: Elije una frase corta del tipo «Tengo mucha hambre, quiero comer», y exprésala con varias entonaciones. Puedes grabarte y luego escucharte. Observa cómo lo recibes.  La entonación o melodía utilizada es muy importante para que nuestro interlocutor  mantenga una actitud abierta a recibir.
  3. Nuestro lenguaje no verbal o gestual: Nuestra forma de mirar, nuestra colocación de cuerpo y manos, y nuestra postura general, son un 55% del total de nuestras comunicaciones. Apenas prestamos atención a esta parte, puesto que es algo que tenemos muy grabado en nuestros hábitos de comunicación. Sin embargo, te invitamos a observar que haces con tus  manos y brazos ¿los cruzas, señalas, palmas hacia arriba o  hacia abajo? ¿y tus pies? ¿tus hombros están  hacia delante, encogidos? Tu expresión facial ¿está relajada,  sonríes?

Una vez tengamos más consciencia de nuestros estilos y formas de comunicarnos, tanto verbal como no verbal, llega la hora de marcarnos una meta. Esta deberá ser pequeña y realista. Por ejemplo, podemos centrarnos solo en una persona cercana  para poder entrenarnos en los tres aspectos anteriormente nombrados o bien, centrarnos sólo en entrenar uno de los aspectos, bien las palabras, bien la entonación o  bien el lenguaje postural. De tal modo que estaremos una semana o dos enfocándonos en entrenar uno de ellos y esforzándonos por cambiarlo.

Llega el tercer paso y más importante, el PLAN DE ACCIÓN. Realizaremos un plan en el que quizá  cada día, o cada dos días, diseñaremos cómo vamos a comunicarnos, de manera muy concreta. Elegiremos situaciones en las que necesitemos expresar sentimientos o expresar límites o deseos.  Ensayaremos cómo lo vamos a hacer, y por último tras llevarlo a la práctica nos valoraremos para seguir en nuestro camino de trabajar y mejorar nuestra comunicación.

Coaching personal y grupal Madrid

Es de vital importancia saber que los esquemas mentales de cada uno de nosotros no tienen por qué ser los mismos, ya que están definidos por nuestras experiencias y genéticas, cada uno tiene su propia realidad. Por eso al comunicarnos, concretar en hechos específicos,  y expresar claramente lo que yo siento, facilitará que la otra persona comprenda mi mensaje.  Hablamos de nuestros sentimientos sin dar por hecho que el resto tenga que saber reconocerlos.

Y por último, es necesario siempre aportar soluciones, propuestas y  peticiones ¿Para qué? Para construir futuro en nuestras comunicaciones y no quedarnos en el análisis y la queja, que es solo una mirada al pasado, y como sabemos, el pasado  no se puede cambiar.

¿Qué beneficios traerá esto a tu vida? Piensa en ellos, son abundantes. Me gustaría que buscaras un referente en tu entorno. Alguien que tengas en una alta consideración respecto a cómo  habla y a lo que dice y como lo dice. Ese referente seguramente será alguien que en general es respetado, escuchado y valorado.  Tú también puedes serlo. Tenemos muchas técnicas para acercarte y que empieces a poner en práctica.

Sólo tú puedes cambiar lo que no degusta. ¿Has notado alguna vez que cuando hablas alto los demás también lo hacen y si bajas el tono los demás también? En el caso de la comunicación asertiva notars sus beneficios de manera inmediata.

Escucha activa, empatía, autoestima…. Y mucho más en nuestros talleres presenciales y cursos online. ¿A qué esperas? Empieza ya!!!

Si estas buscando coaching en Madrid personal o grupal para mejorar tu vida y encaminarte a tus metas no dudes en ponerte en contacto con nosotras en el teléfono 663 292 168 / 633 114 601 / 626 10 86 98 ó a través de email en la dirección [email protected]. CONÓCENOS y mira los productos que tenemos para ti.

 

¿TE GUSTA LO QUE HAS LEIDO? Cuéntanoslo aquí: